Lecturas 2016 (1): verano

Hace muchísimo tiempo que no hablo de libros leídos, lecturas y pendientes, así que iba tocando. De normal el verano es esa época donde en tres meses o cuatro leo la mitad de lo que suele caer a lo largo del año. Esta vez no sé qué me ha pasado pero me he notado que de una temporada a esta parte estoy leyendo mucho menos, me noto más bloqueada o que no me terminan de llenar los libros que se cruzan por mi camino. Pero aún así han caído unos cuantos. Os los comento un poco por aquí.

Buffet libre: colección de relatos, de Valencia Escribe.

En un intento de desatascarme con el tema lector tiré de lo más fácil para ello, una colección de relatos, esta vez de la mano del colectivo literario Valencia Escribe. Divididos como si de un menú se tratara (entrante, primeros, segundos, etc.) esta colección de relatos en torno a la mesa y la comida los he devorado rápidamente. Me han ayudado a quitarme parte de ese atasco que tenía y ha sido interesante poder leer algo más de mis compañeros de grupo literario.

Sanatio, de Lola Montalvo.

Este libro de Lola Montalvo lo tenía pendiente desde hace tiempo en mi Kindle, así que iba tocando meterle mano. Ambientado en la Hispania romana nos cuenta la historia de Ana, una esclava sanadora. Os podría dar algunos detalles que me encantaron del libro, pero prefiero que si os puede la curiosidad los descubráis vosotros, ya que yo iba sin saber nada y descubrirlos mientras leía fue genial. Me enganchó bastante y en la recta final de la historia ya no podía parar de leer.

Todos deberíamos ser feministas, de Chimamanda Ngozi Adichie.

Tras una de las entrevistas de trabajo que hice el pasado mes de junio me pasé por una librería que llevaba tiempo queriendo visitar, la Librería Bartleby. Allí cayeron un par de libros que tenía anotados desde hacía bastante en mi lista de “quiero leerlos pronto” y uno de esos dos fue este. Es un ensayo breve, extraído de una charla TED (si mal no recuerdo) donde se reflexiona de la importancia de ser feminista. Breve, de lectura rápida y muy recomendable.

Deudas contraídas, de Ana Rossetti.

Este fue el segundo libro que compré aquel día, un poemario que tenía muchísimas ganas de leer. No ha decepcionado nada, menuda fuerza tenían sus versos. Sé que volveré a él de cuando en cuando para leer algunos poemas sueltos porque algunos fueron como un mazazo, directo y necesario.

Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll.

No sé cuánto tiempo llevaba este en la pila de pendientes, pero ya iba tocando leerlo. En un par de ratos me lo ventilé, no es demasiado largo. No está mal, aunque tampoco me entusiasmó demasiado.

Yo antes de ti, de Jojo Moyes.

Desde el lanzamiento de la película basada en este libro tenía mucha curiosidad por la historia, así que tenía que caer entre mis lecturas del verano. La verdad es que ha sido de esas lecturas ligeritas y rápidas, que también se agradecen, no todo va a ser clásicos y estudios. Creo que lo mejor del libro es el final, sin duda, me gusta que no haya sido el típico y tópico de este tipo de historias.

Catábasis, de Annie Costello.

Si no conocéis a Annie Costello os animo a que os paséis por su blog, The Annie Diaries, y echéis un ojo. Precisamente ahí la conocí, ahí la leí, de ahí me enamoré de sus letras y supe que su primer retoño de letras tenía que venirse a mi mesilla de noche. No diré “gracias por escribirlo”, porque tanto dolor expresado de forma tan bella no se puede agradecer. Diré mejor “gracias por encontrar las palabras para expresarlo” porque así llegaron a lo más hondo de mí. Lo terminé hace unos días y todavía resuenan sus versos.

Poemas escogidos, selección de poemas de John Keats.

No sé cuánto tiempo llevaba en la lista de pendientes, la verdad, y no sé cuánto tiempo más llevaba poniéndome ojitos desde la estantería. Ha ido cayendo a lo largo de este verano poco a poco y, tras terminar el anterior, ha sido casi mi única lectura durante unos días hasta terminarlo. Ha sido un placer enorme sumergirme en la poesía de Keats y poder leerlo en la edición en la que compré este libro, bilingüe. Me ha gustado mucho, la verdad.

Además de todos los títulos anteriores tengo varias lecturas a medias, libros que he empezado en algún momento pero por lo que sea (el dichoso bloqueo lector que ya he comentado, que han aparecido otros títulos que me han llamado más, etc.) los he ido dejando y los avanzo poco a poco:

  • Notes of nursing: what is and what is not, de Florence Nightingale. Mi idea es terminarlo antes de presentarme al EIR ya que es una de las autoras fundamentales, la madre de la enfermería. Supongo que le iré dedicando ratos de lectura por las noches hasta acabarlo.
  • Crimen y castigo, de Fiodor Dostoyevsky. Tengo una relación de amor-odio con este libro. Me parece muy bien escrito, interesante y que me engancha a ratos, pero por otra parte solo puedo leerlo a tirones, no seguido. Poco a poco va cayendo, los viajes en tren y los trayectos del metro ayudan.
  • La plaça del Diamant, de Mercè Rodoreda. Mi primera lectura ahora que tengo una base en valenciano y tiro por todo lo alto. De momento solo he leído un capítulo y seguramente la historia sea buena, pero lo que es el estilo, la forma de narrarla, no me está gustando mucho. Supongo que irá cayendo poco a poco ya que me va a venir bien para mejorar el idioma.

Y eso es todo en cuanto a libros por el momento. Por cierto, ¿os gusta la nueva imagen de la web? Anice Bakery es toda una artista, estoy encantada con el diseño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *