Opciones para celebrar el Día de la Poesía

Hoy, 21 de marzo, es el Día Mundial de la Poesía. Es por eso que la entrada de esta semana la subo hoy y no ayer, lunes, como correspondería. Quería compartir aquí algunas de mis opciones para celebrar este día.

Crear listas de lecturas

Las listas de lecturas, además de guiar la compra la próxima vez que pise una de mis librerías favoritas, me sirve para no dejarme en el camino nada de todo eso que me apetece leer. Últimamente se me acumulan los libros, tengo un par de ellos a medias y no paro de añadir títulos a la lista de pendientes. Es por eso que quiero centrarme.

Algunos de esos libros de poesía que caerán próximamente son:

  • Los salmos fosforitos, de Berta García Faet.
  • Beat Attitude. Antología de mujeres poetas de la generación beat.
  • Siguiente vitalidad, de Natalia Litvinova.
  • Cuaderno de campo, de María Sánchez.
  • El arrecife de las sirenas, de Luna Miguel.
  • Antología de la poesía romántica (edición de Jose Ángel Cilleruelo)

Tengo alguno más por ahí apuntado, pero esa es mi lista básica, entre lo que tengo en la estantería y lo que quiero comprar próximamente.

Creo en la importancia de compartir lecturas para conocer nuevos autores, así que por si no son suficientes recomendaciones os dejo esta entrada que he leído esta mañana: una antología con 39 poemas de 39 mujeres. Y agradeceré, por supuesto, que me recomendéis lo que queráis en los comentarios. Siempre es agradable ampliar la lista de pendientes.

Denunciar

Porque aprovechar esta fecha tan marcada para denunciar acoso y sexismo a las mujeres que se dedican a escribir poesía nunca está de más. Es por ello que os enlazo y recomiendo que leáis ahora mismo este artículo: Cuando ser escritora es sinónimo de humillación, desigualdad y acoso sexual.

Si de por sí esto es más que necesario comentarlo en voz alta, hoy hay que aprovechar y subir el volumen.

Escribir

Qué mejor manera para celebrar este día que la creación en sí. Aprovechar un buen desayuno para sentarme con el cuaderno al lado y dejarme llevar. O rescatar esos versos que llevan varios días pendientes de corrección y dedicarme a corregirlos. Repasar las ideas que he ido anotando y desarrollarlas. O inspirarme en un momento dado y dejar que el torrente fluya.

Todo es posible y una buena idea.

Por mi parte, sigo subiendo el volumen. Otep de fondo, porque ya que estamos con las voces femeninas toca poner una bien potente. Mientras su voz y los decibelios adecuados me acompañan seguiré buscando fuerzas entre letras ajenas, condensando gota a gota los silencios y los matices ajenos y tratando de que mi voz plasme esa potencia.

Nuevo poema: El canto milenario

Heredarán las hijas de la tierra
el canto milenario
y tú solo sabrás
hablar por encima de ellas
en un intento pobre
de acallarlas,
sellar sus labios.

Pero sus gargantas,
fieras poderosas,
nunca dejarán olvidar
la profundidad de su voz,
su gravedad,
ni el canto heredado,
el canto propio,
divino y milenario.

Nunca olvidarán
la voz de la diosa
a través de los siglos
ni por qué la transmiten
de hija a hija;
la potencia de sus voces
lo recordará
incluso en el silencio del olvido
al que intentas sepultarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *