Webs y herramientas sobre escritura

La última vez que hice un post sobre webs y páginas importantes para mí lo dediqué al EIR (recomendable justo ahora que han publicado convocatoria). Esta vez me toca hablar de mis imprescindibles en eso de la escritura.

Webs y herramientas sobre escritura

Verdad universal número uno: todo lo expuesto aquí será una ínfima parte de lo que circula por internet y de las webs o herramientas que uséis vosotros como escritores. El buzón de comentarios de abajo está abierto y las sugerencias serán siempre bienvenidas, que me gusta ampliar la lista.

Verdad universal número dos: esta lista se va a basar más en lo que me resulta útil e interesante para mí. Recordemos que el género que suelo escribir más es poesía, aunque algo de prosa también he escrito (y ando en ello ahora, tengo una historia entre manos). Por eso, aunque hay blogs magníficos sobre cada temática no los nombraré por aquí, no son una de mis visitas habituales.

Verdad universal número tres: un escritor tiende a leer más sobre el nicho en el que se dedica a escribir, por aquello de que le interesa más el tema, complementa más su formación, y un largo etcétera de razones. En mi caso veréis todo un poco mezclado, a pesar de mi preferencia por la poesía. Soy bicho curioso y leo un poco de todo. En parte creo que es por la dificultad de encontrar algo específico de mi nicho. Eso sí, si conocéis buenos blogs o webs sobre poesía os querré mucho a partir de ahora, palabra.

Dicho todo lo anterior, empiezo con mi lista, esos que son imprescindibles para mí.

Herramientas de escritura

  • Scrivener. Qué no he dicho ya sobre este software de escritura, si le dediqué hasta una entrada hablando del uso que le doy para escribir poesía (clic aquí). Desde que lo probé hace ya un par de años en un NaNo no he dejado de usarlo para mis proyectos literarios. Ahora, en plena corrección de Lettere, me está siendo de más utilidad aún: poder hacer cambios del orden de los poemas con tanta facilidad, ver tu obra montada de forma esquemática en el lateral, tener control de dónde está cada cosa sin tener que hacer un scroll infinito… Todo ventajas.
  • Word. Para los amantes de lo más tradicional. Me viene bien a veces, para según qué partes que quiero abocetar rápido antes de trabajar en el argumento definitivo, hacer esquemas que luego imprimiré… No lo uso tanto como Scrivener, pero a veces me es muy útil.
  • Excel. Tengo una plantilla en Excel con un contador de palabras anual, una tabla con la que trabajar actualizando cómo avanza el contador de palabras cada día y su correspondiente gráfico para ver los avances de forma más visual. Para mí esto es algo extremadamente útil y necesario, es una forma de medir mi progreso diario y, además, ver que sigo cumpliendo ese reto personal que es el reto 250 de escritura diaria.

Blogs y webs genéricos sobre escritura

  • Gabriella Literaria. Si escribes y no conoces el blog de Gabriella te estás perdiendo una de las mejores webs sobre escritura en español. Recursos de todo tipo y artículos largos donde aprenderás un montón de cosas (y te motivará en grado sumo, para mí esta entrada sobre los rechazos literarios es de cabecera y guía) hacen de este sitio uno de los imprescindibles. Auguro muchas horas de lectura si lo acabas de conocer… Y si no, también, que a veces apetece recuperar alguno de sus textos para seguir mejor esa historia que se te enreda sin parar y no consigues avanzar.
  • Hoja en blanco. Digamos que si existe un blog que te da una de cal y otra de arena es este. No adorna sus posts con positivismo barato, a veces es crudo y duro, pero por ello es de mis favoritos. Ese toque de realidad es también necesario y cada vez que publica una nueva entrada vuelo a leerla.
  • Tinta al sol. Confieso que antes leía más esta página, pero de un tiempo a esta parte no me salen las notificaciones cuando publica y me pierdo la mitad. No deja de ser interesante: recursos y trucos para escribir, posts con consejos específicos (como este sobre el NaNo o este otro sobre tomar notas) y “gotas”, frases de otros escritores dignas de reflexión. Os lo recomiendo mucho.

Otras páginas webs interesantes

  • La nave invisible. Que conste que no soy de fantástica ni de ciencia ficción, pero la labor que hacen en La Nave Invisible es, sencillamente, maravillosa. Me encanta leer, sobre todo, sus artículos y entrevistas, aunque de sus reseñas acabo apuntándome algún que otro libro que me interesa. La iniciativa #LeoAutorasOct que promovieron desde ahí me pareció más que necesaria y estoy deseando volver a participar en ella este año.
  • NaNoWriMo. Lo confieso todos los años desde que lo descubrí allá por 2011: soy adicta a este reto literario y aunque crea que no vaya a poder hacer nada porque esté más liada que los cables de los auriculares termino apuntándome. Mi visita obligatoria diaria desde octubre hasta que acaba noviembre no podía faltar en esta lista. Por cierto, este año no tengo nada claro si acabaré participando, pero, como siempre, no descarto nada.

Libros sobre escribir y escritura

Lecturas y webs inspiradoras

  • The Annie Diaries. Annie escribe de una forma que, para mí, es generadora de imágenes sin cesar: un abrazo quebradizo, porcelana blanca bajo la luz del sol, colores saturados, encuadrar la imagen y medirla con palabras antiguas de nuevas formas. Cuando escribe en su blog me inflama por dentro y me dan más ganas de sacar la poesía que brota de mí y plasmarla en papel.
  • Antología bilingüe, de Emily Dickinson. Publicada por Alianza Editorial, fue mi descubrimiento literario del pasado otoño. Me enamoró a muchos niveles, no solo por las imágenes que evoca ni por el uso del lenguaje, fue por el conjunto de todo, cómo lo expresa. Se convirtió en aquel momento en una de mis poetas favoritas junto con Keats.
  • Albanie Casswell. Su forma de ver el arte, de entenderlo, de compartirlo es algo que me encanta e inspira a partes iguales.
  • Los salmos fosforitos, de Berta García Faet. No es el tipo de poesía que suelo leer, no es mi estilo favorito de poesía (se me resiste a veces) y se me hizo algo pesado de leer, con idas y venidas, abandonando y retomando el libro cada cierto tiempo. Pero no le voy a quitar por ello el mérito que ha tenido: inspirarme, hacerme escribir ideas que no esperaba, desarrollar otras cuantas, apuntarme versos y hacer de esta lectura un ejercicio literario. Así, pues, ha pasado de ser una lectura que podría haber sido bastante dificultosa en una experiencia diferente leyendo poesía. Por tanto, me quedó una sensación agridulce: por un lado lo bueno, lo creativo, y por otro la sensación de que ese tipo de poesía no es para mí y no me convence, no es lo mío.
  • Una habitación propia, de Virginia Woolf. Ya no solo como ensayo feminista, lo del espacio propio para escribir es algo que me ha venido acompañando desde la primera vez que leí este libro de Woolf, hace ya unos cuantos años. La idea de esa independencia física, económica y la búsqueda del lugar correspondiente, ese sitio metafórico dentro de la escritura, me ha venido persiguiendo durante todo este tiempo.

Eso es todo de momento. Otro día hablaremos ya de rutinas literarias, música y esas cosas, pero por hoy creo que es ya suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *