Charlas #Detrasdel20: Enfermería, comunidad y cuidados 2.0

El pasado jueves 1 de febrero Adrián Sarria, enfermero de Vilafranca del Penedès, fue el encargado de inaugurar el ciclo de Charlas #Detrasdel20 organizado por Ceisal. Como bien se encargaron de explicar en la introducción a la ponencia de Adrián, este ciclo está hecho para conocer quién hay detrás de las redes sociales, esos profesionales que cuidan contenidos para que sean seguros. Son de interés para todos los relacionados con el mundillo de la salud.

La enorme ventaja de este ciclo es que no solo se puede asistir en directo, también se pueden ver las diferentes charlas a través de un streaming. Con lo cual, desde cualquier punto de España se puede asistir sin ningún problema y formular preguntas que responden en directo.

Enfermería, comunidad y cuidados 2.0

Adrián empezó hablando, primero, sobre la Enfermería Comunitaria, esa gran desconocida (si la Enfermería en general es desconocida para el grueso de la población, la Comunitaria lo es aún más). Para tratar de definirla nos puso un vídeo donde diversos profesionales que trabajan en el tema junto con residentes EIR de Comunitaria trataban de darnos su propia visión sobre el tema:

  • Destacaba el concepto de Promoción de la salud como vital para explicar la función de la enfermera de Comunitaria. Cómo el componente de las técnicas es menor que en otras ramas (como la enfermería hospitalaria, por ejemplo) y la importancia de la Educación para la salud.
  • Son profesionales que trabajan con el paciente y familia desde el nacimiento, en todas las etapas de la vida, con lo que ello conlleva.
  • Las enfermeras de Comunitaria son las reinas de la patología crónica.
  • Mencionaron la importancia de las habilidades teóricas, la retórica. Es necesario para convencer al paciente de que haga cambios en sus hábitos de vida. También tienen un papel vital para que el paciente se empodere en su salud.

A partir de ahí se pasó a hablar de cómo la información es empoderante. Los pacientes mejoran gracias a la relación con el profesional de la salud y por eso la habilidad de la entrevista es fundamental.

¿Cómo se va a hablar de Comunitaria sin nombrar el perfil de pacientes que se suelen abordar allí? El más típico es el paciente crónico y el objetivo a conseguir es evitar enfermedades secundarias por mal control de la enfermedad. El reto del enfermero, por tanto, es cambiar y modificar conductas para conseguir estos objetivos.

Pero no todo es centrarse en el paciente, Adrián nos hacía un llamamiento: también hay que salir de la zona de confort hacia la comunidad para que ésta sea partícipe. Teniendo en cuenta siempre, por supuesto, los determinantes de salud, es decir, las características de la comunidad con la que estamos. La idea es trabajar juntos con la sociedad. Algunas de las ideas que lanzó para esto:

  • Transmitir qué hábitos saludables van a ayudar a evitar y prevenir enfermedades y dolencias no deseadas.
  • Crear programas con otras instituciones (ayuntamientos, consejerías de salud…) para lograrlo.

A partir de estas generalidades empezó a hablar un poco más en concreto de los pacientes crónicos más habituales en centros de salud (hipertensos, diabéticos, EPOC). Nos recalcó la importancia de “rascar” los hábitos de vida diarios para detectar anomalías y que tenemos que captar para que se hagan, al menos, los controles mínimos para que no surjan problemas. Dio varios ejemplos de problemas que podemos encontrar en una consulta y corregir:

  • En pacientes con EPOC, por ejemplo, el uso de los inhaladores puede que no quede muy claro o hagan mal uso del tratamiento. A considerar, sobre todo, la importancia para estos pacientes de una llamada tras ingreso hospitalario y visita para realizar un correcto seguimiento de su patología.
  • En diabéticos hay una fuente de dificultad en la explicación de la dieta, no es tan fácil como parece. Es importante ganarse la confianza del paciente y que no te mientan, el cribado del pie diabético, la exploración bucodental y, por encima, escuchar bien al paciente para ver la raíz de sus problemas. Cuando el paciente sabe el calendario de visitas pendientes por adelantado lo empoderas y dejas más tranquilo.

Con tantos conceptos interesantes tenía que salir sí o sí el paciente experto. Éste se define como el usuario que usa recursos y fuentes para informarse de su patología y ser más autónomo. Al ser poseedor de dicha información y aunarla con su propia experiencia como paciente o familiar puede convertirse en fuente de referencia para otros pacientes. Desde 2006 existe un programa de paciente experto que forman a dichos pacientes o a sus familiares para mejorar su calidad de vida. Se consigue así mayor apoyo entre iguales, los hace sentirse más activos y se produce, de paso, una difusión de la promoción de la salud.

Por último, se habló de los ciudadanos 2.0, que todos lo somos: todos estamos conectados, todos buscamos información. Nos corresponde como enfermeros ayudar a los pacientes a cribar entre toda esa información, dirigiendo al paciente en sus búsquedas, enseñándoles dónde buscar. Los pacientes 2.0 encuentran su apoyo entre iguales 2.0 en redes sociales (#FFpaciente, por ejemplo).

Debemos ser conscientes de que vendrán a consulta con información buscada, seamos enfermeros 2.0. No es más que buscar una manera de facilitar el autocuidado.

Mil gracias, Adrián, por todo lo aprendido.

La próxima charla del ciclo será el próximo 20 de febrero y sus protagonistas serán María José Fortuny y Enrique F. Brull, creadores de Chuletas Médicas. Si puedo seguro que no me la perderé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *