II edición Salón del Autor 360

II edición Salón del Autor 360

Un año más se ha celebrado en Valencia otra edición del Salón del Autor 360. Es un evento literario donde editores, escritores y otros actores relacionados con el mundo editorial nos juntamos, asistimos a diversas charlas y tratamos de aprender unos de otros.

Os traigo, como siempre, mi análisis y resumen del evento.

Sábado, 2 de febrero

Desde que nos conociéramos el año pasado, Antonio y yo fuimos juntos al evento. Allí nos encontraríamos con Sofía más tarde y formamos entonces un equipo inseparable durante todo el fin de semana.

Lo primero que hicimos fue llegar al Casino Cirsa, lugar donde se celebraba el evento, y acreditarnos. Nos tomamos rápidamente un café (vital y necesario en esos momentos para poder pasar en condiciones la mañana) y pasamos directos a la conferencia de apertura.

El escritor y las redes sociales

Justo al terminar la conferencia de apertura Sergio del Molino empezó con su mesa sobre el escritor y las redes sociales.

Quizás una frase que destacaría, al inicio, sería esta: «la literatura hay que sacarla de la literatura». Hay que llevarla a la vida. Tras decir eso, comenzó a hablar de las redes sociales en sí, o más bien a comentar su visión de para qué quiere meterse un escritor en redes sociales. Comentó esa figura del escritor, vista (sobre todo en otros tiempos) como una figura pura, noble, que ejercita un arte en solitario en contraposición con la actualidad, que no deja de ser una figura pública, por lo que es lógico que esté en redes sociales. Las redes son la versión actual del café, el lugar donde nos dejamos ver en sí.

Si hoy en día no te promocionas en redes, eres casi un escritor secreto. El mercado es despiadado. Si solo se usa de herramienta de promoción eres un hombre anuncio, un pesado, la gente pasará de ti. Por lo tanto, lo suyo sería usarlas como una herramienta de diálogo y contacto con el público. Comentó algo de pasada sobre las campañas de acoso y el mal ambiente y acabó conectando con la idea inicial de que las redes son un espacio de tertulia.

En general, interesante, sobre todo esa relación entre los antiguos cafés y las redes en la actualidad, pero habló poco sobre qué redes usar, cómo y temas por el estilo.

Taller: pautas de corrección

Ángeles Pavía estuvo explicándonos un poco algunas cosas sobre corrección. Inició su charla promocionando sus servicios de corrección, Teloseditamos, y ya luego pasó al meollo de la cuestión.

Habló de los tipos de corrección e hizo hincapié en el orden en que deberían hacerse: primero la corrección de conceptos o contenidos, luego la de estilo, después la ortotipográfica, luego las galeradas y por último las pruebas. En el apartado de la corrección de contenidos nos dijo que hay que valorar los errores de bulto en trama, argumento, personajes y ritmo. Se pueden hacer resúmenes de cada capítulo, resúmenes de cada trama por separado y fichas de personajes.

La verdad es que estuvo bastante tiempo con este apartado de la corrección de contenidos, dando vueltas a lo mismo. Luego pasó por encima sobre el estilo (nombrando la ceguera del escritor y el manejo del léxico) y nombró luego las correcciones ortotipográficas y las galeradas para cuando esté maquetado el libro.

Taller de corrección.

Mesa redonda: novela contemporánea

Eva Monzón, Rosario Raro y Alberto Torres-Blandina estuvieron hablando sobre novela contemporánea.

El punto de partida fueron las series como narraciones, las que más se consumen actualmente. Nos leemos entre nosotros, escritores, y no nos deberían importar los géneros. Hay novela que se hace para el formato audiovisual y otras para vender, aunque hay gente que hace cosas aparte. Los guiones también son literatura y, por supuesto, los videojuegos también lo son. Se escribe, en general, con la estructura que todos conocemos, con reglas muy encorsetadas. Actualmente se están escribiendo también otro tipo de libros, más experimentales, dentro de unos años ya veremos con ellos. Se nombró la literatura hipertextual, porque hay que estar abiertos a propuestas, investigar la literatura que está en internet, ser molestos. Hablando sobre la novela francesa (autoficción y autobiografismo elaborado) se llegó a la conclusión de que no debería darse tanta importancia al argumento.

Agentes literarios

Tanto Susana Alfonso como Piluca Vega nos hablaron sobre su manera de entender el oficio de agente literario.

Sobre a qué se dedican los agentes nos dejaron claro que su función es conocer el mundo editorial, los catálogos editoriales, detectar buenos autores con buenos libros, libros con oportunidad comercial, gestionar contratos y derechos. Son un filtro editorial que pueden ayudar a quienes comienzan.

Sobre su papel hablaron de búsqueda de calidad. Las grandes editoriales se nutren de sus propios autores, es difícil entrar. No hay tanto mercado para los libros que salen. Importan más las ventas que la calidad del escritor. No hay interés por la cultura. Nos recomendaron, además, paciencia, mucha paciencia, y constancia.

La verdad es que tanto mis acompañantes como yo misma salimos de la charla pensando que no terminamos de ver muy bien en qué consiste su trabajo y sí vimos a las dos ponentes más bien en tensión una con la otra. Lo mismo fue apreciación nuestra.

Mesa redonda: prosa poética

Tras comer, nos fuimos directos a la mesa de prosa poética. Mamen Monsoriu, Sara Leo, Sandra de la Cruz y Jordi Tello fueron los poetas invitados y moderó la mesa Soma.

Sobre esta mesa prefiero correr un tupido velo al respecto. No tomé ni una nota. Me pareció que no tenía nada de mesa redonda, ni el moderador moderaba, ni se habló de prosa poética ni me aportó nada más allá de ver una performance del moderador que, como bien dijeron en la propia mesa y en el público, le sobraba la mesa, él debatía con él mismo. Se equivocó por completo de público, de espectáculo y sitio.

Mención especial al momento en que preguntaron cuáles eran los poetas favoritos de cada uno. Los distintos poetas de la mesa nombraron a algunos (Pedro Salinas, Antonio Gala, Irene X…) y el moderador respondió que él no leía poesía con un lenguaje corporal y actitud vital de «no me hace falta».

Una maravilla de mesa, oigan.

Para qué moderar si puedes hacer tu espectáculo.

Fiscalidad del autor

Javier Lacomba nos lo dejó muy claro desde el principio: Hacienda y la Seguridad Social van a hacer lo que quieran para que paguemos todo lo posible. Lo más importante es, sobre todo, saber quién edita, si hay que hacer factura o que nos la hagan, si somos autónomos o trabajamos por cuenta ajena.

Apunté bastante en esta charla, pero sinceramente, es densísimo el asunto, bastante complejo, y en tan poco tiempo solo dio para una pinceladita realmente. No me gustaría explicar aquí detalladamente algo que es una mínima parte del todo, no quiero llevaros a confusión.

Taller de escritura: un método para crear

Vicente Marco ya dio una charla por el estilo en el Salón del año pasado, pero no importa, a este hombre podría ir a verlo todos los años y me seguiría divirtiendo oyéndole y aprendiendo algo seguro.

Como resumen rápido: no hay que hacer caso a lo que se dé en los talleres literarios, se aprende escribiendo. En los talleres se dan las bases de las técnicas, pero hay que romper, partir de la forma particular de contar. Habló de escritores de mapa y brújula, sus formas de planificar y de escribir (los primeros lo planifican todo y les cuesta empezar a escribir, los segundos no planifican nada y les cuesta más bien terminar lo que empiezan).

Mesa redonda: Bloggers y Booktubers

Mª Pilar Guillen (Adictas Romántica), Patricia García (Little Red) y María (Krazy Book Obsession) fueron las ponentes de esta mesa. Explicaron de dónde les vino la idea de hacer un canal en Youtube o un blog, el tipo de seguidor que tenían (en general de todas las edades, pero a Patricia la seguían más jóvenes), los libros que leen a lo largo del año (una media entre 80 y 100 libros, casi nada), los libros que rechazan, si reseñan lo que les piden, qué hacen cuando un libro nos les gusta (en general hablan con autor antes de publicarla y a veces no la suben), hablaron sobre comentarios irrespetuosos o negativos y, por último, la evolución del mundillo y cómo está triunfando ahora Instagram a la hora de comentar libros.

Domingo, 3 de febrero

Aquí ya se nos unió Elena al grupo. En cuanto nos reunimos en la cafetería y Elena y Sofía acabaron de desayunar nos fuimos directas al primer acto del día.

Concurso de escritura en directo: Relatos exprés

Hotel Posmoderno organizaba ese concurso que fue, creo yo, lo más divertido que hicimos y vimos en todo el evento. Bajo premisas a cual más disparatada, y con un presentador que hizo de aquello un espectáculo, escribimos un microrrelato, imaginamos una ciudad y un personaje y acabamos escribiendo un relato final.

El microrrelato y el relato final eran lo que entraba a concurso. Y en ambos casos los ganó la misma persona, Antonio. Hubo también menciones especiales al relato más original, el más profundo y el más divertido, pero había que reconocer que el de Antonio tenía papeletas para estar en todas estas categorías también. Lo leyó en directo y fue genial.

Mención rápida aquí para que los comparta en alguna parte y podáis leerlos.

Antonio leyendo su relato ganador.

Nuevas prácticas poéticas

David Trashumante fue el ponente de esta charla. Empezó hablando del modernismo y el dadá, de la hegemonía en las discusiones sobre poesía y ya empezó el meollo en cuestión. Nombró el seminario Euraca, habló de los poetas como gente voraz a la que nada del mundo debe ser ajeno para crear, que la poesía debe tener vigor y trabajo. Ya no hay crítica poética en este país y puso por ejemplo a tres poetas a las que han «legitimado» a través de concursos «a medida». Que hoy no se tiene en cuenta trabajo alguno, no importa, solo importa que toda está bien y no hay crítica alguna. Se habló entonces de la expansión de la poesía, de no concentrarse solo en la escritura, también hay que trabajar la lectura, lo que se va a decir y cómo. Lo principal es el texto, es el núcleo a partir del que se trabaja. Con las nuevas prácticas poéticas se busca no ser un público pasivo, más bien ser un público activo.

A lo largo de toda la charla se habló de multitud de prácticas poéticas, hubo ejemplos, videopoemas, etc. Pero creo que para esa parte lo mejor es que echéis un ojo por aquí, que hay bastante material que nos mostró.

Mesa redonda: relatos y microrrelatos

Un dato que no comenté al principio de esta entrada tan larga es que yo había pasado la gripe esa semana. Como secuela me quedaba aún tos (que todavía sigue, no se quiere ir) y estaba completamente afónica. Bueno, pues el domingo seguía afónica y, encima la tos estaba en su apogeo.

Os comento eso porque justo cuando se estaban haciendo las presentaciones en esta charla me dio un ataque de tos muy fuerte, me ahogaba. Tuve que salir e ir corriendo al baño (gracias, Sofía, por acompañarme y cuidarme) a ver si se me pasaba. Cuando me recuperé volví a entrar, pero en seguida empecé a toser de nuevo. Había algo ahí dentro que me estaba afectando demasiado, así que me salí con mis cosas y no volví.

Es por eso que no os puedo contar nada de esta mesa redonda. Y eso que tenía muchas ganas de escuchar todo lo que tenía que decir.

Taller: Scrivener, software para escritores

La última charla a la que asistimos, justo después de los premios al relato exprés fue esta, dada por José Luis Rodríguez-Núñez. Mis acompañantes se fueron poco a poco a ver otras cosas, como el micro abierto, pero yo me quedé porque me pareció muy interesante. No me gustó mucho el ritmo, porque iba despacio buscando cosas en el programa (comprensible, por otra parte), pero por otro lado gracias a esta charla vi opciones que se me habían pasado por alto en todo el tiempo que llevo manejando el programa. Salí de allí deseando coger el portátil y pasar la tarde toqueteando Scrivener.

El programa, inseparable.

Y ya de ahí decidimos irnos los cuatro, aunque aún quedaban cosas por ver, pero estábamos cansados. Espero que el año que viene haya más variedad en ponentes y charlas para hablar de temas tan interesantes como la autoedición, ilustración (que no había nada este año) o algo más currado en cuanto a poesía se refiere, por ejemplo. Me quedo con lo aprendido, la compañía y la gente que desvirtualicé (Cristina Bou o Little Red), que es al final con lo que te satisfaces más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.