Mis lecturas del 2019

Mis lecturas del 2019

Este año tengo la sensación de que he leído poco, muy poco. He tenido mucho altibajo lector. Pero luego viene Goodreads y me desengaña por completo.

Sensación de lectura y realidad

Como con todas las cosas con las que he tenido altibajos a lo largo de este 2019, la lectura no iba a ser menos. Y esa sensación de que he leído muy poquito este año supongo que se deberá a eso y a que la pila de pendientes no ha parado de crecer a lo largo de los meses. Tanto que tuve que dividirla en dos montones para que no se me caiga cualquier día en la cabeza.

Goodreads me ayuda a llevar la cuenta de la mayoría de lecturas que hago. Siempre hay libros y cosas que leo y que no están ahí, por lo que no es cien por cien fiable como lista de lecturas, pero cumple bastante bien con su propósito. Y gracias a eso he podido desmentir yo misma esa sensación constante de leer poco: he conseguido completar mi reto de lectura, los 20 libros que me propuse leer este año. De hecho, en total han sido 23 los libros que he leído en este 2019. Y no descarto de aquí al 31 que caigan un par de libros más por el camino, todo es posible y la nueva edición de Austral de Mujercitas se ha venido ya a vivir a mi mesita de noche.

Sobre los leídos este año

Han habido títulos buenísimos a lo largo de este año: todos los que me he leído de Nnedi Okorafor (Binti: Hogar, Bruja Akata), Tierra de mujeres de María Sánchez, Calibán y la bruja de Silvia Federici o Las normas del avión de papel de Altea Morgan. He disfrutado enormemente con la relectura de la saga completa de Harry Potter, viendo además la enorme cantidad de detalles que tiene por todas partes la saga y que me ha hecho volver a devorarla (me mantengo en que mi favorito es el sexto libro).

También han habido lecturas que no han merecido mucho la pena, como en todos los años, pero prefiero centrarme en lo bueno, en lo que he disfrutado y recomiendo.

Mis lecturas para 2020

En principio, mi reto de lecturas de 2020 va a tener la misma cifra de siempre, 20 libros. Pero no va a ser igual que otros años: este año me he propuesto bajar la pila de pendientes y dejarla al mínimo posible.

Esto incluye también los libros electrónicos, que tengo unos cuantos títulos que estoy deseando leer, no solo los libros en papel que viven en una torre junto a mi escritorio. Va a ser imposible dejarla a cero, porque me va a tocar estudiar a base de bien este año, pero al menos quiero intentarlo, que de ahí salga todo o casi todo lo que lea a lo largo del año (aunque sé que la última parte de Binti ahí no está y en cuanto la tenga la devoraré, por ejemplo). Es que tengo títulos muy tentadores en esa lista de pendientes: Cómo acabar con la escritura de las mujeres de Johanna Russ, Quien teme a la muerte de Nnedi Okorafor (más de ella, seguro que lo disfruto), una antología de poetas españolas, Señoras que se empotraron hace mucho de Cristina Domenech o Como una rana en invierno de Daniela Padoan, entre otros.

¿Y vosotros? ¿Tenéis algún objetivo de lectura? ¿Algún libro en concreto que vayáis a leer sí o sí?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *