NaNoWriMo 2020 (3)

NaNoWriMo 2020 (3)

No es un NaNoWriMo común el que estoy haciendo en este año tan diferente a todos.

No es un NaNoWriMo al uso

No estoy escribiendo una historia.

No estoy escribiendo un proyecto en concreto y en exclusiva.

No estoy haciendo nada que pueda ser leído en público, quitando la parte de Nostalgia.

No estoy creando nada para consumo ajeno.

Lo que estoy haciendo es escribir para mí y por mí. Por reencontrarme conmigo misma después de tanto tiempo de escritura entrecortada. Por reconciliarme con la parte de mí que lleva silenciada meses, centrada más en la supervivencia diaria como enfermera en plena pandemia, en Primaria.

No estoy haciendo un NaNo al uso.

Estoy marcándome un NaNoRebel escribiendo a diario lo que me apetece, según me apetece y como vaya surgiendo a diario. Porque lo más importante para mí este año, este 2020 tan duro y con tantos cambios profesionales era entender el momento de escritura como un punto de apoyo, un lugar de tranquilidad para relajarme, un momento para ser yo misma y desconectar del resto.

Entre el trabajo y el estudio, el NaNo es mi momento de permitirme pensar en algo más que no sea la enfermería durante un rato. Y es algo que no recordaba cuánto lo necesitaba.

No estoy escribiendo algo clásico.

Ni siquiera estoy escribiendo algo lineal, en orden, con principio y final.

Este año lo que me pedía el cuerpo era terminar de revisar todo lo que he ido escribiendo en otros momentos. Estoy en plena revisión (y reescritura) de lo que escribí en su día a lo largo del NaNo de 2018. Quiero hacer lo mismo con lo que hice en 2019.

Hice ya eso de revisar y transcribir el primer día del reto con todas mis notas y demás de 2020 y lo que tenía ya hecho en diversos formatos, como ya comenté. Nostalgia sigue creciendo. Se está nutriendo ahora de esas notas anteriores revisadas, de lo que me evocan hoy en día (en algunos casos), de nuevas vivencias (porque la vida profesional no para, va a toda velocidad) y de otras muchas cosas como fotos, canciones, etc.

Gracias a todo eso el NaNo de este año está siendo algo muy especial, muy diferente.

No estoy escribiendo lo que se espera.

No creo que gran parte de lo que haga en estos días vea la luz.

No creo que sea necesario que absolutamente todo lo que se escriba sea para consumo propio. A veces toca teclear para, simplemente, ordenar la cabeza, tener más claras las ideas o guionizar conceptos (algo que está pasando mucho este mes de noviembre). Otras veces lo que toca es escribir algo que sabes que no verá la luz para que sirva como base para el proyecto que realmente quieres escribir en un futuro. O a modo de lluvia de ideas para pasar a escribir después el poema que realmente quieres plasmar.

No estoy escribiendo con estructura porque a veces escribir es prescindir de estructuras e ir escribiendo según surja, según vaya apeteciendo, según toque ese día porque hoy, resulta, que es cuando te toca explicar que gran parte de lo que escribes jamás verá la luz. Porque es algo interno, un proceso propio de autoconocimiento, parte de algo que generará luego un resultado final muy diferente. Pero toca pasar por esto antes.

Solo estoy creando para mí. Porque lo necesito. Porque me apetece. Porque no todo lo que se escribe debe ser, por narices, algo para consumo ajeno. Y está bien así.

4 comentarios en «NaNoWriMo 2020 (3)»

  1. Por supuesto, dadas las circunstancias, el NaNo de este año tiene que ser sobre todo indulgente contigo. Si escribir sienta bien, ya está bien. Cuando haya tiempo, otro año si eso, nos preocuparemos de escribir “lo que toca” además de “lo que reconforta”.

    Lo más importante, sin duda, es no perder la inercia que llevas. ¡Sigue adelante!

    1. De escritura cómoda tiene lo justo, como bien sabes por El Coche Escoba. Pero sí, otro año me preocuparé de escribir otros temas.

      Gracias por los ánimos, como siempre. Ojalá el año que viene podamos escribir juntos presencialmente.

  2. ¡Hola! Creo que es la primera vez que paso por aquí a dejarte un comentario 🙂 Te lo dije por Twitter (soy @_eampuero) y lo repito por aquí: Escribir siempre es una salida, no importa si es para uno mismo o con el fin de compartirlo. ¡Un abrazo fuerte y ánimo con lo que queda de NaNo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *